Etiqueta: 2012

Argo fuck yourself! Argo (2012) de Ben Affleck.

 

Es muy fácil encontrar en la historia del cine a actores con talento, existe un sinfín de películas con un equipo artístico sin igual. Muchas veces esos actores se arriesgan a dar el gran paso y atravesar esa barrera invisible para situarse detrás de la cámara, en la mayoría de los casos, suele ser una decisión acertada. Puedo citar a muchos actores-directores con ingenio, por ejemplo: Orson Welles, Charles Chaplin, George Clooney o Ben Affleck; y en este último nos vamos a centrar, analizando su tercer largometraje Argo (2012).

Argo me gusta. Por su humor (espléndido tándem entre los personajes de Alan Arkin y John Goodman), por sus respetadas y claras referencias históricas (¿imparciales?), por su suspense (en escenas claramente identificables el film me agarró por el cuello y me postró ante su argumento), por su aparente objetividad (por una vez los Estados Unidos de América no eran los únicos buenos), por su subtexto familiar, por ser una historia basada en hechos reales, por su increíble diseño de producción, en pocas palabras, por Ben Affleck. Lo único que me chirría es que, hay una escena en la cinta donde aparece un elemento patriótico proestadounidense que me deja mal sabor de boca, creyendo (o obligándome a creer) que es algo impuesto por parte de producción, haré caso omiso a esto.

¿De qué va Argo? Pues bueno, tenemos un popurrí de cosas dispares que casan muy bien. Por un lado, tenemos la historia principal: la revolución iraní de 1979 asalta la embajada estadounidense en Teherán y mantiene como rehenes a los que estaban en su interior, salvo seis americanos que logran escaparse y refugiarse en el domicilio del embajador canadiense. Pero Affleck introduce otros universos ajenos a este, pero que curiosamente ese contraste pasa desapercibido; tenemos por un lado el Sol y el cine de las costas californianas, con una sutil pero cruda crítica a la industria hollywoodiense, camuflada bajo el humor de Arkins y Goodman. Tenemos también el universo familiar del protagonista Tony Mendez, que en verdad poco aporta a la historia, pero nos ayuda a entender mejor el personaje que encarna Ben Affleck. Y por último como no podría ser evitable, se muestra la imagen de occidente contra oriente, donde (obviamente, quien sino), occidente sale vencedor.

Quiero resaltar algo de esta cinta, y es su valor documental; bien es verdad que la historia no es al 100 % objetiva, pero intenta serlo. El film comienza con una narradora contándonos las últimas décadas de la historia política de Irán con ilustraciones explicativas de fondo, esto nos introduce de lleno en el argumento del film. A lo largo de la película vemos fotogramas, personajes y situaciones que volvemos a ver en forma de imágenes reales de archivo en los créditos. Y es aquí cuando nos damos cuenta de el gran trabajo del departamento de arte y de la fidelidad que tiene Argo con la historia real.

Investigando un poco sobre Argo encontré críticas hacia Affleck que iban en los dos sentidos, en general, la mayoría le elogiaba como director pero como actor todo lo contrario, no entiendo esto. Se decía que el personaje de Affleck era seco, apático e inexpresivo, pero yo creo que esto le va como un guante; y cuando ves el universo familiar del personaje (que muchos decían que sobraba) entiendes aún más este carácter. Affleck interpreta a la perfección a ese hombre cansado, triste, derrotado familiarmente, pero a la vez fuerte y tenaz, capaz de arriesgar su vida a cambio de salvar otras; insisto, no entiendo esas críticas injustamente planteadas. Sin salir de la paleta actoral, vuelvo a mencionar a Alan Arkins y John Goodman con su gran frase “Argo fuck yourself!”, que se llevan el premio a los mejores actores del film, su tándem es sencillamente… maravilloso.

Para ir cerrando, quiero hablarles del suspense Hitchcockiano presente en la última secuencia; en esta, todas las herramientas del cine trabajan mano a mano para crear escenas inolvidables, sobre todo el montaje y la cámara (Rodrigo Prieto, no podría ser otro, el maestro de la cámara inquieta). Esta técnicas te catapultan a la acción, estás con los personajes, vives su miedo, lo sientes, te late el corazón, sufres, estás incómodo pero a la vez a gusto por toda la adrenalina que fluye en tus venas, lo disfrutas… ¡qué bonito es el cine! Gracias a pequeñas cosas como esto, el cine es de las artes más bellas que ha creado el ser humano (siempre usado para bien, claro está), algo que entra en tu interior y te sacude. Gracias Ben.

Equinodermo

Equinodermo cartel. Ana Ortega.
 
Les presento el cartel de Equinodermo, un cortometraje escrito y dirigido por mi amiga Ana Ortega; tuve la suerte de ser el fotofija durante una parte del rodaje, y compartí con ustedes el reportaje fotográfico en su momento. Al igual que muchos de vosotros, estoy impaciente por ver el resultado, jaja; mientras esperamos su llegada, vuelvo a compartir con ustedes el teaser. ¡Que disfruten! 😀
 

Assilah, puertas del añil

Resulta complicado resumir un viaje tan especial, aunque sólo fue una semana, cundió como si de un mes se tratara. Diremos como pincelada general, que esta travesía estuvo envuelta en una nube de color añil, en la que con el paso de los días nos vimos inmersos en ella. Aquella pequeña ciudad llamada Assilah fue para nosotros un respiro que llegó cuando lo necesitábamos.

Envueltos en un calor sofocante protagonista de aquél mes de Agosto, pasamos de ser unos simples turistas a ser auténticos habitantes del lugar. Nos sentíamos en nuestro hogar (!qué hogar tan divino!); fueron días de paz, aprendizaje y “doblevivir”. No estábamos solos (que no era poco), contábamos con la presencia de nuestros buenos amigos: las cámaras fotográficas, los pinceles y la ilusión.

Assilah, puertas del añil constituye un pequeño testimonio de aquel paseo en nube, una serie de fotografías que muestran nuestra Assilah, tal y como la ven nuestros ojos. En este paseo se hallan algunas imágenes tomadas en la ciudad de Chaouen, donde el añil es también protagonista.
Creemos que la cámara no hace al fotógrafo, sino sus ojos y su forma de percibir el mundo; partiendo de esto, hemos construido nuestra primera casa, Assilah, puertas del añil.
Y ahora, le dejamos la palabra a nuestras fotografías.
Fátima y Saâd

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El taxista

.

Deseo sentir tu aroma en medio de la ciudad,
que las esponjosas luces de la media noche
sean los testigos del ahora, testigos del momento.

Momento en el que tus ojos se humidifican,
tus labios se abrillantan,
y tu piel se suaviza.

El taxista. Saâd Jebbour.

Desearía ser la mano,
la mano que viaja por la autopista de tu cuerpo.
Anhelo descubrir aquel mundo sin necesidad de mapas,
sin horizonte a la vista y con el norte bien perdido.

Quiero ser el afortunado,
el afortunado que comparte tus días,
el que te despierta por las mañanas,
el que te mira despeinada.

Vamos nena,
olvida lo que queda atrás.
Convierte este momento en un santuario.
Caminemos al borde de la acera,
escuchemos el ruido de los autos,
pisemos los charcos que nos deja la gentil lluvia.

Cógeme de la mano,
mírame,
bésame.

Saâd Jebbour

.

Red Sadiqui, part I

.

“En esta soleada tarde
decidí sacudir mi pelo,
fundirme en el sueño,
y alejarme de la espiral.

Degusté a todos los inquilinos
que habitan en mi caja de pastillas.
La del martes y el lunes no me convenció,
me quedo con la del miércoles.

Una orgía cromática
fue el motivo de estas dos últimas décadas.
Lentamente se va cerrando el abanico,
y se van abriendo las flores ocultas.

Buceo a través de las farolas urbanas
con una venda cubriéndome el rostro
intentando alcanzar al huidizo guante.
Una prenda que no se ajusta a mi virgen cuerpo.

Todos los quiosqueros me conocen,
saben reconocer a un buen cliente.
El que busca desesperadamente su cajetilla de tabaco,
la que le permitirá calmar sus ansias.

También me reconocen las del supermercado.
Todas las noches antes de cerrar,
mi botella de vino tinto barato recorre la alfombra negra
pasando por los suaves y dulces manos de la cajera.

En la húmeda y fría calle me encuentro con alguien.
Buenas noches señorita, le digo.
Hay una maravillosa luna protagonizando esta estrellada noche.
¿me acompaña usted en este silencioso baile?”

.

Red Sadiqui. Saâd Jebbour.

.

Saâd Jebbour

Equinodermo, el reportaje fotográfico del rodaje

Recuerdo que era una tarde de invierno, habíamos quedado en la estación de Atocha para coger el tren dirección Jaén. El ferrocarril se deslizaba sobre los raíles, el cielo estaba teñido de tonalidades grisáceas y un mar de olivos inundaba nuestras miradas. El corazón de Ana latía con fuerzas, sabía que tenía ante él un maravilloso proyecto, un proyecto llamado Equinodermo, un proyecto que llevará a cabo con la más sincera de las sonrisas. Su padre nos recibió en Jaén, en el camino a Torredelcampo (sí, se escribe todo junto, mucha clase ¡EA!), la voz de Tina Turner acompañó nuestra pequeña travesía.

Semanas atrás el guión de Equinodermo había caído en mis manos, mi felicidad no podía ser mayor al enterarme de que Ana deseaba que fuese su fotofija; obviamente, no me lo pensé dos veces.

El despertar de esa mañana estuvo protagonizado por el olor a orujo nada más abrir las ventanas y las risas al ver nuestros pijamas; sin olvidar el aceite de oliva de la región, que amenizó nuestro desayuno. Nos esperaba casi todo un día de rodaje, Ana empezaba a sentir la emoción y los nervios que toda persona siente cuando se implica realmente en algo, y ese “algo” no es cualquier cosa, ese “algo” se llama Equinodermo.

Llegamos todo el equipo técnico al Colegio Príncipe Felipe, los niños no tardaron en aparecer. Empezó el alboroto y el rodaje, a medida que pasaban las horas, cada uno llevaba a cabo su labor y todo salió bordado. Este día constituyó la segunda parte del rodaje, ya que se realizaron otras grabaciones semanas atrás. La jornada finalizó tal y como merecía la situación, ¡con una suculenta cena! 🙂

A parte de compartir con vosotros el reportaje fotográfico, les ofrezco la posibilidad de ver el teaser del cortometraje y El nido de mis golondrinas, el portal web de Ana Ortega, para estar al tanto de toda su obra. 😉

Desde aquí doy las gracias a Ana y a su familia por haberme regalado esta oportunidad y por haberme acogido en su rico hogar, gracias.

 Saâd Jebbour

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Campeonato de España de Puzzles @ Hotel Convención (Madrid, 25/02/2012)

Recuerdo aquel día con mucho cariño, fue uno de esos días largos y agotadores, días en los que vuelves derrotado a tu hogar pero con una sonrisa protagonizando tu rostro. Fue un sábado, precedido por un viernes en el que su noche albergó un bonito encuentro con mis amigos, nada mejor que esto para fotografiar con alegría.

Robert y M Le Fou me propusieron asistir como fotógrafo oficial al Campeonato de España de Puzzles, no me lo pensé dos veces. Cuando salí de casa el Sol llevaba poco tiempo brillando en el cielo, al rato me reuní con el equipo técnico, éramos cuatro: Robert (sonido), Guillermo (ayudante y hermano del primero), M Le Fou (video), y finalmente, el fotógrafo.

Después de una mañana intensa (pero placentera) de dedicación a nuestra labor, fuimos a comer entre amigos para volver a ponerse manos a la obra por la tarde. Al llegar por la noche a casa sentía el peso de todo el día sobre mis hombros, dulce encuentro con la cama. Señoras y señores, a esto se le puede llamar un buen y provechoso día, lleno de aprendizajes y experiencias que se recordarán a lo largo de toda la vida. Aunque hayan quedado muchos meses atrás, aún puedo recordar la broma del día, ¡los puzzles cheeseburger! 😀

Agradecimientos a Robert y Miguel por haberme ofrecido esta oportunidad.

Saâd Jebbour

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Exposición fotográfica “El optimismo es…”

Cartel El Optimismo es... Saâd Jebbour.

Cierto es que corren tiempos difíciles, cierto es que existen razones suficientes para derrumbarnos. Pero es aún más cierto que poseemos mil y un motivos para sonreír, seguir luchando y seguir viviendo. ¿La clave? Optimismo.

“El optimismo es…” es una serie que consta de siete fotografías donde cada una de ellas muestra un aspecto de esta actitud que tanta falta nos hace. Cada imagen posee un título que completa el nombre de esta galería pictórica; por ejemplo, El optimismo es interiorizar, El optimismo es apreciar, etc. Estas instantáneas han sido tomadas en la “Semana del optimismo” organizada por Diot Ocio en colaboración con la Fundación Valores, IOS Projects y EP14; el evento ha sido celebrado en el Espacio Pozas 14.

Desde el lado más humilde y humano, esta exposición pretende ser la voz que todos necesitan oir, el rayo de luz que todos desean ver, el perfume que todos anhelan oler. Todos necesitamos un pequeño empujón y alguien que nos sonría, todos necesitamos vivir en lugar de sobrevivir, todos necesitamos un poco de… OPTIMISMO.

Saâd Jebbour

Reportaje fotográfico del rodaje de “Historias de cama”

Fueron dos días intensos, hubo madrugones y largas jornadas de trabajo en equipo, pero era agradable… ¡muy agradable! 😉

Historias de cama es un corto escrito y dirigido por mi amigo Miguel Andrés Sabogal, refleja tres tipos de relación entre mujer y hombre poco comunes.

Cada uno de nosotros tenía una tarea que hacer, cada uno de nosotros era imprescindible para llevar este proyecto a cabo. Nos podríamos comparar a un castillo de naipes, si faltara una carta, la estructura se derrumbaría; esto ha sido el rodaje de Historias de cama. Yo formaba parte del equipo técnico, era el fotofija; con mi cámara intenté captar este espíritu de equipo, el “buen rollo” que nos traímos, pero también intenté cazar los momentos de intenso y duro trabajo, el esfuerzo que realizaba cada uno de nosotros.

A la espera de ver el resultado final, me siento orgulloso de haber participado en este maravilloso viaje. Y ahora si me permiten, le dejo la palabra a mis fotografías, sabrán expresar mejor que mi persona la gratitud que hierve en mi interior.

Saâd Jebbour

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Infected Mushroom @ Sala Arena (Madrid, 18/03/2012)

Sí, estaba allí, sí. Parecía lo más normal del mundo, sin embargo, estaba allí. Parecían el centralito con el que me cruzo cada mañana, la cajera del súper que saludo algunas veces, las personas sin hogar que visito todos los miércoles… pero no, quienes se hallaban delante mía eran los músicos con los que tanto he disfrutado, con los que tanto he volado, con los que tanto he soñado, los héroes que protagonizaron mi adolescencia… señoras y señores, les estoy hablando de Infected Mushroom. 🙂

En un intenso fin de semana fotográfico (asistí como fotógrafo a los dos primeros días del Klubbers Day 2012, el concierto de Infected Mushroom y Selenium, la fiesta más psicodélica de Madrid) he podido retratar a los grandes del psychedelic trance. Cuando los descubrí con quince años,  jamás me hubiera imaginado en ese momento tener la ocasión de verles en directo, fotografiarles, hablar con uno de los integrantes y hasta sacarme una foto con él; fue algo grandioso.

La banda israelí asistió a la capital española en una tarde/noche de domingo, después de los increíbles warm up de Biofa y Randy Seidman la sala Arena se llenó hasta casi reventar. Accedí al evento como fotógrafo acreditado, pudiendo realizar mi particular reportaje fotográfico para Trance Airways, además de una crónica. Para mi gran alegría, Infected Mushroom publicó en su web mi trabajo 😉

Con la emoción seguiría escribiendo hasta hacer caer el servidor de WordPress, pero me voy a enfriar un poco, le voy a dejar la palabra (o mejor dicho, la imagen, jaja) a mis fotografías. Enjoy!

Saâd Jebbour

El pase de diapositivas requiere JavaScript.