Etiqueta: 2012

Idramante @ La esquina del zorro (Madrid, 03/03/2012)

Recuerdo aquel día con mucho cariño, podríamos dividirlo en dos partes: la primera de ellas la compartí con ustedes, ¡Vaya tarde la de aquel día! ; la segunda… lo haré ahora 😉 Nunca antes me hubiera imaginado presenciar un concierto de una música tan linda en un hogar tan divino.

Fátima me había invitado a un concierto de un grupo italiano denominado Idramante, en una pequeña y acojedora librería situada en el  barrio de Vallecas (Madrid) llamada la Esquina del zorro, con una sonrisa dibujada en mi rostro acepté ir. Vine acompañado de dos grandes amigos, Vilches y Gaïa (¿dije alguna vez que mi amiga Gaïa posee muchas lentes y botones?). La velada fue espléndida, me sentía como en casa, pude fotografiar con total comodidad… ¡da gusto trabajar así! 😀

Mejor me callo, creo que una vez más, mis fotografías hablarán por mí. Que disfruten.

Saâd Jebbour

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Shine on your crazy diamonds

No recuerdo cómo empezó ese día, pero sí como terminó. Recuerdo haber madrugado para ir a clase, y claro después de comer estaba que me caía. Intenté echarme la siesta, estaba en un estado entre la vigilia y el sueño a la vez que haciendo un repaso a todos los sucesos que me bañaron en estas últimas semanas. Me puse los cascos (los que me prestó mi amigo Posadilla) y le di al modo aleatorio del iPod mientras escribía. Lo que compartiré ahora con vosotros está escrito en mi inseparable cuaderno “Fiorentino II”, todavía se puede apreciar en sus hojas el rastro de mis lágrimas de emoción al escribir, mientras de fondo se escuchaba “Shine on your crazy diamonds” de la mítica banda Pink Floyd.

 

“Bendita sea la hoja de coca que me acompaña siempre. Amén.

Mamá, siento que he cambiado, ya no veo las cosas con los ojitos con los que me traíste al mundo. Siento que aprendo, me estoy haciendo un hombre, sé que me estoy haciendo un hombre. El hombre que siempre quise ser.

Mamá, te echo de menos. He tenido que dejar nuestra casa; me duele, sí, pero tenía que hacerlo. Sé que lloraste en mi ausencia (mas no has sido la única), lo sé; por eso te pido perdón, pero tenía que hacerlo.

Mamá, te echo de menos, echo de menos cuando me regañas, cuando me arropas, cuando me apagas la luz antes de dormir, cuando me cocinas rica comida o cuando vienes a buscarme al aeropuerto.

Mamá, mírame ahora, ya soy un hombre. ¿Estás orgullosa de mí? Sé que lo estás.

Bendita sea la hoja de coca que me acompaña siempre. Amén.

Hijo mío, te observo desde la lejanía, te veo feliz, sé que eres feliz. Sé que no paras de trabajar, sé que lo estás dando todo, sé que te esfuerzas al máximo. Sé que te cuesta aprovechar cualquier momento en su plenitud, pero sé que te esfuerzas por conseguirlo, con esto es suficiente.

Hijo mío, sigue soñando, sigue creciendo. Cuida tus amistades, hazte amigo de tus enemigos y se prudente.

Ahora, vete hijo mío, crece y se feliz. Piensas que has vivido lo suficiente, pero te queda un largo camino por recorrer, disfruta del camino. Es más importante el camino que la meta.

Adiós hijo mío.

Bendita sea la hoja de coca que me acompaña siempre. Amén.”

 

(Madrid, 15/05/2012)

Shine on your crazy diamonds. Saâd Jebbour.

Patrick Bebey Quartet @ Hotel Le Pietri Rabat (Maroc, 31/03/2012)

Era una fantástica noche de la recién estrenada primavera, en aquellos días me hallaba en Marruecos con motivo de mis vacaciones de Semana Santa. Teníamos planeado mi madre y yo viajar a Sénégal, no podía partir sin pasar antes por Rabat, mi ciudad natal, la ciudad en la que mejor me siento. Estando allí, nos invitó mi tío (gran hombre, a la vez que gran fotógrafo) a mi madre, mi tía y a mí a cenar en un restaurante, nos dijo que vendría a tocar un grupo de Jazz africano y sin pensármelo dos veces me llevé conmigo a Gaïa (¿dije alguna vez que mi amiga Gaïa posee muchas lentes y botones?).  Una vez sentados en la mesa, sentía como me volvía loco, la música era demasiado buena, me sentía como Dean Moriarty (de la novela “En el camino” de Jack Kerouac) ante un concierto de música Bop. Me entraron una ganas locas de bailar y sacar fotos, ¿por qué resistirse cuando tu cuerpo te pide algo a gritos?

He aquí el resultado. 😉

Saâd Jebbour

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Tarde de margaritas

Llevan las margaritas pululando por mi cabeza un par de semanas (y no es casualidad). ¿Existe alguna flor más sencilla y bella que la margarita? ¿Existe algo más bello que la sencillez?

El ser humano siempre anda complicándose la vida y corriendo tras el viento sin cesar, dejando de lado cosas tan bonitas como puede ser una margarita. A este mundo le falta un poco de humanidad y color, ahora más que nunca parecemos máquinas en vez de personas (y esto es sólo el comienzo). Si hay algo que realmente aprendí en mi viaje a Sénégal, es la sencillez (que no simplicidad), la sencillez nos ayuda a disfrutar mejor de todo lo que nos rodea. Todavía queda un tiempecito antes de que comparta con vosotros mis fotografías realizadas en Sénégal, paciencia. 😉

Además de las fotos, me gustaría compartir unos versos propios, escritos casi al mismo tiempo que estas fotografías, jiji.

“Era tan sólo una niña
cuando quiso ser madre joven.
Todavía no sabía lo que era el mundo,
pero ella quería compartir su pequeño universo.”

Saâd Jebbour

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Un domingo cualquiera cerca del Puente de los Franceses

Aparentemente parecía un domingo cualquiera. Después de más de un mes y medio de intenso trabajo, mi cuerpo me pedía dedicarle un poco de tiempo, hacía tiempo que era consciente de esto pero no encontraba el momento. Hoy, sin haberlo planeado ni nada surgió ese momento. Ayer programé el despertador a las 12h de la mañana, por una cosa o por otra, seguí en mi cama hasta las 15h. Después de comer me apetecía leer, así que continué con el libro que estoy leyendo (la biografía de John Lennon por Jordi Sierra I Fabra). Pasaron unos cincuenta minutos (o esa era mi impresión) y me dispuse a ver “El hombre del brazo de oro” (1955) de Otto Preminger. A la hora me entró hambre, así que merendé (galletas con leche y un vaso de zumo de naranja); a la hora me cansé de la película, necesitaba salir. Así que me pegué una duchita fresquita y le pedí a Gaïa que me acompañase, como siempre, vino conmigo (¿dije alguna vez que mi amiga Gaïa posee muchas lentes y botones?).

Las fotografías que os presento son fruto de un domingo relajado y bueno (y un viernes intenso también), eso que os gusten. 😉

Saâd Jebbour

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fiesta de Pre-Rodaje de “Historias de Cama” @ Fotomatón Bar (Madrid, 01/03/2012)

Una gran persona y a la vez gran amigo, está inmerso en un nuevo proyecto. Estoy hablando de “Historias de Cama” (HdC) de Miguel Andrés Sabogal. ¿Qué es HdC? Es un cortometraje que promete mucho, en el cual formo parte del equipo técnico, ejerciendo el papel de Fotofija.

El equipo de producción organizó una fiesta de pre-rodaje con tal de recaudar algo de dinero para poder realizar el filme. El evento se celebró en el Fotomatón Bar (Madrid), donde actuaron tres bandas diferentes: Esquimales, Alberto Azul y Santa Fe. Como no, estuve presente allí, os dejo en este post las fotos realizadas, espero que les guste. 😉

Saâd Jebbour

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Vivement l’automne à Madrid.

Para mí el Otoño no es simplemente una estación del año, es el reencuentro con uno mismo. No conozco otro sitio mejor que refleje el Otoño que no sea Madrid, es por eso que he querido realizar esta galería fotográfica.

La forma en la que represento el Otoño es totalmente subjetiva. Más que la estación, lo que he querido simbolizar es el sentimiento que me acompañó durante aquellos maravillosos meses. Tal y como dijo un profesor mío, nada en el arte es casualidad

Existen en este reportaje dos fotos suplementarias realizadas en Ceuta. Las adjunto a esta exposición ya que para mí transmiten todos los sentimientos propios del Otoño. Para poder visualizar las fotografías a tamaño completo necesitan hacer click en ellas; si lo que desean es conocer el título de la foto, sólo tienen que pasar el curso por encima.

Para terminar, quiero agradecer a todas aquellas personas que me animaron a trabajar duro en este proyecto. A ellos va dedicado esto. Espero que les guste. 😉

Saad Jebbour

El pase de diapositivas requiere JavaScript.