Etiqueta: 2014

Un monument à Sardou. La familia Bélier (2014) de Eric Lartigau

Parece que está de moda, la nueva comedia francesa (más bien reciclada) inunda cada vez más las salas españolas y las del mundo, parece que el cine galo encontró la fórmula secreta para triunfar dentro y fuera de los límites de su frontera. Lo curioso es que muchos de estos films han hallado el término medio entre hacer un cine “interesante” y comercial a la vez. Sea como sea, el concepto de “comedia más vista en Francia” funciona de maravilla. La famille Bélier es una comedia de campiña con toques surrealistas sin grandes intenciones moralizantes ni filosóficas, entretiene, gusta, nos hace reír y hasta nos emociona. Un argumento original llevado bien a cabo, con subtextos y subtramas que enriquecen el lenguaje usado en esta cinta.

En casi toda familia llega el momento en que suena la campana de la emancipación (no necesariamente económica) de los hijos, muchas veces un drama para los padres. Es aún más drama cuando el hijo que se va es el único que no es sordomudo en la casa, hija en este caso. La familia Bélier está compuesta por Gigi (la madre), Rodolphe (el padre), Quentin (el hermano) y Paula (nuestra protagonista), que nació con el don de la voz divina; los Bélier a pesar de su minusvalía llevan adelante de forma ejemplar una granja lechera, vendiendo todos los días en el mercado del pueblo de Lassay-les-Châteaux leche y queso. El profesor del coro del instituto identifica en Paula un talento para el canto y le anima a participar en una prueba de acceso a una renombrada escuela en París. Para ella es el comienzo de un sueño, pero se ve frenada por su familia que no recibe esta noticia con buenos ojos; y es que claro, Paula es la que habla con los proveedores de la granja, la que habla con los clientes en el mercado y la que traduce las recomendaciones del médico, viendo esto entendemos en parte el rechazo del señor y la señora Bélier.

La famille Bélier es un film que nos habla mucho de la persecución de los sueños, la lucha, el no tirar la toalla, el seguir adelante con nuestros propósitos cueste lo que cueste. Este proceso lo narra muy bien Lartigau, porque en ese camino encontramos momentos de flaqueza, instantes en los que queremos abandonar, esto se muestra en esta cinta. En este proceso nos encontramos personajes arquetípicos, a parte de la susodicha, tenemos por una parte los que cortan las alas (los padres de ella) y por otra los que nos abren los ojos para poder ver ese sueño con más claridad (sobretodo el señor Thomasson y en segundo lugar Mathilde). En pocas palabras: la dificultad que puede sentir una persona al querer salir de un sistema en el que es una pieza muy importante.

Se hablan de otros temas en este film, sólo me limitaré a nombrarlos ya que han sido usados infinidad de veces en la historia del cine: el primer amor, el instituto con su típico baile de fin de curso (esta vez mostrado con la actuación final del coro), la familia, la amistad, la relación profesor-alumno, etcétera, etcétera, etcétera.

Quiero hablar un poco del carácter surrealista de este film. Ya de por sí, la familia Bélier en sí es surrealista, un hogar de cuatros donde tres son sordomudos y la que queda posee la capacidad que no tiene el resto pero multiplicada por tres, ya es delirante. El rechazo que le produce el alcalde del pueblo a Rodolphe Bélier (brillantemente interpretado por François Damiens) lleva a este a presentarse a la alcaldía, y lo más gracioso es que, en el cartel de la campaña electoral el eslogan es “Os escucho” (Je vous entend), el candidato es sordomudo. Otra escena surrealista es cuando el señor y la señora Bélier están en la consulta del médico: Gigi tiene su parte íntima infectada y el culpable es el señor Bélier que no usa la crema que le mandó el doctor para echarse en su miembro, el médico les dice que no pueden hacer el amor durante tres semanas (lo que dura el tratamiento para la infección de la señora Bélier), entonces surge un sentimiento de rechazo por parte de la pareja hacia la recomendación del doctor, todo esto con Paula en medio haciendo de intérprete… Una comedia interesante.

Subtextos. Seguro que se me escapa alguno. ¿Alguien notó la imagen de fuerza que se le da al concepto de “pueblo francés”? Pueblos con Lassay-les-Châteaux, fuertes y autosuficientes, con industria y política propia, con un buen sistema educacional y buena vida social. También se habla de la minusvalía, se les muestra iguales o aún más capaces que personas no minusválidas para conseguir todos sus retos, nadie les puede frenar. Otro subtexto, no sé si lo es plenamente o es un tema en toda regla, y es: el hecho de transmitir algo a los que no pueden sentirlo, y esto Lartigau lo muestra de forma maestra en dos escenas clave, a vosotros de identificarlas.

Y ya para cerrar, menciono al gran Michel Sardou donde el film le rinde un gran y precioso homenaje, y para ello la figura del profesor Thomasson es clave. Sencillamente me encanta la conjunción que existe entre el film y el cantante francés. Me dejo muchísimas cosas en el tintero ya que la cinta me da para escribir diez páginas más, pero con el propósito de no aburrir al lector cierro ya este texto con unas palabras del crítico de cine Javier Ocaña que escribió sobre esta misma película: “Una apuesta casi suicida que Lartigau soluciona con sencillez, simpatía, naturalidad, emoción, humor y humanismo, ayudado por unos magníficos intérpretes que hacen suyos unos personajes adorables, en sus virtudes y sus defectos.” Totalmente de acuerdo señor Ocaña.

Anfibio, nuestro cortometraje

Este cortometraje lo hemos realizado Óscar Palazón, Eva Rosado, Antonio Fernández y yo; en la interpretación contábamos con Álvaro Hurtado y Ángel Iranzo. Este proyecto se realizó para la asignatura “Dirección cinematográfica” de la Universidad Complutense de Madrid, en el mes de mayo de 2014.

El reparto es el siguiente:

M.Voy interpretado por Álvaro Hurtado
Anfibio interpretado por Ángel Iranzo

Dirección Óscar Palazón

Producción Antonio Fernández

Guión Eva Rosado

Dirección de fotografía y cámara Saâd Jebbour

Sonido directo Eva Rosado

Montaje Saâd Jebbour

Maquillaje Rocío Cruz

Créditos Eva Rosado

Espero que os guste, que lo disfruten 😉

Las luces de las prisas en un puente situado en la Avenida América

Tríptico luces de las prisas. Saâd Jebbour.
 
Fueron la lluvia y el recién llegado frío (que llegó para quedarse) quienes pusieron fin a nuestra sesión fotográfica. Estuvimos esta noche mi Fati y yo en la Avenida de América, concretamente en el puente situado encima de la Calle Francisco Silvela; armados con un trípode y nuestras cámaras intentamos captar la esencia nocturna de nuestro Madrid.

La novedad es que estas fotografías han sido tomadas con mi nuevo objetivo : un 28 – 70 mm de apertura f2.8, todo un mastodonte 🙂 ! Estoy muy contento con esa óptica !

Un cumpleaños sorpresa, un cumpleaños especial

Recuerdo que era un día agotador, era el segundo día de rodaje de “Anfibio” (el cortometraje que dio un bonito fin a nuestra carrera universitaria, pronto tendrán la ocasión de verlo 😉 ), todos los que han trabajado en un rodaje saben lo fatigoso y divertido que puede ser. Y no sólo fue eso, sino que asistimos también a la presentación de dos libros en la Casa del Libro de la Calle Alcalá : “Días de Viaje” de Aniko Villalba y “Caminos invisible” de Juan Pablo Villarino y Laura Lazzarino; así que el día fue aún más divertido. De vuelta a casa mi Fati me dice que Juan me quería invitar a una caña en el multicultural barrio de Lavapiés y tras salir por la boca de metro, !sorpresa! me encuentro con mis amigos 🙂 Ya no digo nada más, las fotografías hablan por sí solas jiji

 

Las vacaciones antes de las vacaciones, Paris y Bruselas

Estábamos ya en Junio, todavía quedaba un último trabajo que entregar a la Universidad, pero aún así me permití un respiro y me fui a París y Bruselas con mi madre. El plan era pasar un par de días en la capital francesa y después hacer una visita a mi tío en Bélgica, todo salió redondo. Pudimos visitar el alto barrio de Montmartre en la ciudad del amor y tomar un café en la cafetería “Café des 2 Moulins”, famoso por ser uno de los escenarios del célebre film (y uno de mis preferidos) “Le fabuleux destin d’Amélie Poulin” de Jean-Pierre Jeunet. Bruselas también fue fruto de paseos turísticos, pero lo más importante y bonito fue haber vivido con mi tío casi una semana, fue una experiencia inolvidable. Mi tío es una de esas personas difíciles de encontrar, una persona con un corazón blanco como la espuma de mar, una persona que ha sido de todo en la vida : buzo, piloto, cocinero, camarero, etc; y lo más sorprendente es que asistió a uno de los festivales más grandes de la historia del rock : el Festival de Woodstock en 1969, donde grandes personalidades como Jimi Hendrix o Carlos Santana deleitaron a los asistentes con su música.

Fotográficamente hablando este viaje me aportó algo nuevo y diferente, me hizo tomarme el acto de fotografiar con más calma, no es que antes fuera un bruto dándole al disparador de la cámara jajaja. Podía pasarme bastante tiempo delante del sujeto con la cámara en mano, me tomaba mi tiempo para encuadrar, enfocar, exponer, etc. sacaba la foto la miraba, sino me convencía sacaba otra hasta encontrar lo que buscaba. Tampoco saqué muchas imágenes,  intento pensar siempre en analógico (recuerdo las palabras que me decía mi jefe en la agencia de fotografía Contraste Hardy & Goyer situada en Niza – Francia – “Pensez en analogique”), es decir, sacar sólo la foto que busco, no veinte más, y créanme, teniendo tarjetas de memoria que te permiten sacar cientos de instantáneas no es fácil. También borré muchas fotos desde la cámara, después a la hora de ordenarlas en mi ordenador y trabajar en postproducción con ellas lo agradecí. Obviamente las saqué en formato RAW, teniendo así toda la calidad necesaria para realizar un buen trabajo en postproducción.

En postproducción, aparte de ajustar la exposición y el contraste junto con otros parámetros a mi gusto (blancos, luces fuertes, negros, recuperación, etc), lo que más tiempo me llevó fue el tratamiento individualizado de cada color en cada fotografía; los rojos, los verdes, los azules, los naranjas, los amarillos, junto con otros se fueron modificando o no dependiendo de la imagen correspondiente. Lo del tratamiento individualizado de los colores lo comencé haciendo con “Saudade en Lisboa“; mi intención al trabajar esto es darle un poco más de vida a la fotografía, el resultado final no es nada exagerado, no busco simular una pintura con colores saturados, sino tener una imagen que refleje lo retratado en ella tal y como lo vieron mis ojos, tal y como lo sentí. Aunque he de reconocer que probé a saturar los colores y el resultado no me disgusta, quizás algún día os sorprenda con algún contenido nuevo 🙂

Sólo decirles que estoy enamorado de estas fotografías, espero que les gusten; no se corten en dejar sus comentarios, estoy interesado en conocer sus opiniones 😉 Si os gustan las fotografías os invito a que compartan este enlaces con sus amigos y familiares.

Saudade en Lisboa

Hace poco más de un mes hicimos un viaje entre amigos, eramos : Miguel, Carlos, Victor, Pichi y yo ; Mig y yo hemos considerado este viaje como el de fin del carrera. El destino era Lisboa, la capital de la Saudade; pero no fuimos para ver la épica final europea de la UEFA Champions League (lo que pasa en Lisboa se queda en Madrid), sino que fuimos nada más y nada que menos que para ver en directo a sus satánicas majestades… ¡¡¡ LOS ROLLING STONES !!! La experiencia fue inolvidable, de las mejores de nuestras vidas, sin lugar a dudas.

Las únicas fotos que tengo de tal evento están hechas con el móvil, pero esas no las subiré por aquí; las imágenes que compartiré con ustedes son las que fui haciendo por la ciudad. Gracias a mi cámara, intenté captar esa Saudade que se respira por las calles de Lisboa, esa tranquilidad, esa paz, ese aire marino que viaja a través de casi toda la Península Ibérica gracias al Río Tajo.

Lisboa es una ciudad que enamora a primera vista, esconde el alma de un espíritu antiguo; es una ciudad solitaria, que deambula por las noches sin compañía. Sus calles estrechas y su oscuridad me recuerdan un poco a Barcelona, sus típicos tranvías amarillos suben y bajan calles como glóbulos rojos transportando oxígeno por las arterias de un cuerpo. De día es la alegre dama que atiende a todos, ofreciendo sonrisas a cualquiera que se pasea por ella; pero por la noche, la dama vuelve a su casa para dormir, y todo lo que sucede en la ciudad, es el sueño de aquella mujer.

Las fotografías que verán a continuación son muy variopintas, las hay donde salen estos amigos – sobretodo Pichi, un colombiano muy entrañable -, las hay de paisaje, etc. ; éstas últimas son las que más me gustan, las que más me transmiten esa Saudade. La novedad de esta pequeña muestra fotográfica es que algunas imágenes han sido tratadas durante su postproducción de una manera especial, los colores han sido trabajados de manera individual: los rojos por una parte, los verdes por otra, etc. Todo este tratamiento intenté hacerlo sin estropear la esencia de la foto, dejándola lo más fiel a la realidad, impregnando en ella los sentimientos que corrían en mi interior cuando las tomé en su momento.

“Teranga”, la exposición fotográfica vuelve de nuevo

Cartel Teranga Junio. Saâd Jebbour.

Os escribo ahora, y lo hago con una gran alegría, para anunciarles la segunda edición de mi segunda exposición fotográfica “Teranga”. Muchos de ustedes ya habéis disfrutado de ella durante los pasados meses de Enero-Febrero en el Centro Social Casino de la Reina (Madrid), pero ahora ofrezco a los que no pudieron verla y a los que quieran volver a recrearse en aquellas fotografías exóticas, la oportunidad de volver a viajar al país de la « Teranga ».

Esta vez, el sitio elegido para dicho evento es diferente, me siento orgulloso de poder exponer mis fotografías en la que es mi casa, la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid. Esto no habría sido posible sin la ayuda de la profesora Mar Marcos, que tras ver las imágenes de “Teranga”, me propuso exponerlas en nuestra casa. El sitio concreto de la exposición es el pasillo del Decanato, se encuentra en la tercera planta del Edificio Principal de la Facultad, pueden preguntar a los vedeles, ellos sabrán indicarles como llegar 😉 Se dará comienzo a la exposición el próximo día Lunes 9 de Junio, la clausura de la misma será el día 30 de Junio.

« Teranga » no habría sido posible sin el apoyo de Fátima Cruz, mi compañera de camino, que se sumó y me apoyó en este proyecto sin pensárselo dos veces ; quiero agradecer también a mi madre, que gracias a ella pude realizar este viaje a Sénégal e inmortalizarlo en forma de fotografías ; a mi padre y al fotógrafo Hamadi Ananou por ayudarme en la logística de este evento ; a mi Tita Francis por aconsejarme y estar siempre pendiente ; a Juan Cruz por enseñarme a hablar en público y a mover eventos de este tipo ; a todos los que asistieron a la presentación de la anterior edición y a todos los que ya disfrutaron de esta exposición anteriormente. El único nombre que aparece en el cartel es el mío, pero quiero resaltar que «Teranga » es el fruto de la labor de varias personas 🙂

Me ausentaré de Madrid unos días, pero los que quieran que les haga una visita individual por la exposición, sólo tienen que escribirme, estaré encantado de poder hacerlo cuando vuelva jiji

Sólo me queda decirles que disfruten de la exposición, que intenten ver lo que hay detrás de cada mirada, sonrisa, rayo de sol, grano de arena, gota de agua… Sénégal encierra algo más que esto, encierra humanidad, bondad, el saber vivir, pero sobretodo nos confiesa algo más : la hospitalidad, la « Teranga » 😉

Un pequeño comentario sobre el film “Playtime” (1967) de Jacques Tati

Playtime cartel

(este comentario se ha escrito pensando en la película “Tiempos Modernos” (1936) de Charles Chaplin)

En este film el director francés nos muestra a un París “high-tech” (pero nada futurista), donde nuestro amigo, el sr. Hulot (personaje encarnado por el propio Tati y que ya hemos visto en películas anteriores como “Las vacaciones del señor Hulot” (1953) ) nos deleita con un humor muy delicado, fino y poco extravagante durante dos horas. Se nos muestra a una sociedad muy americanizada, esto se ve muy claro con el nombre que se le da a los establecimientos y bares, por ejemplo “La Cafetería Drugstore”, el “Hôtel Royal Garden”, entre otros.

Este film se me recomendó como respuesta a “Tiempos modernos” (1936) de Charles Chaplin; pues tengo que decir “Playtime” no tiene nada que envidiarle a Chaplin, su humor es igual de acertado que el primero. Una de las grandes diferencias entre estas dos joyas del cine es que, en “Tiempo modernos” vemos unos personajes a nivel económico muy pobres, y en “Playtime” unos burgueses muy adinerados.

Uno de los grandes aciertos en este film es la fotografía, que se nos presenta fría y gris, esto refuerza esta sociedad que nos muestra Tati, muy ordenada y muy moderna. La composición en la imagen es casi perfecta, donde las formas, las líneas y la arquitectura son protagonistas; esto podría ser una clara metáfora de este orden y esta modernidad de la que os he hablado al principio de este párrafo.

Playtime

Hay otros elementos a tener en cuenta, como son el guión y la puesta en escena. Los diálogos en esta película, al igual que en “Las vacaciones del señor Hulot”, carecen de importancia, podría darse perfectamente la película sin ellos; pero Tati usa esos murmullos (que nos recuerdan un poco a las conversaciones y sonidos que escuchamos en los juegos de la saga “The Sims”) de una manera magistral, haciendo que el hilo conductor del film transcurra sin problema alguno. La gran profundidad de campo que vemos en las imágenes de “Playtime” hace que tengamos multiplicidad de acciones en un mismo espacio, hay escenas donde abundan los personajes (tal y como apreciamos en el restaurante-discoteca del Hôtel Royal Garden) y cada uno de ellos realiza una acción diferente; esto es fruto de una puesta en escena y una dirección de actores ejemplar.

Una de las ventajas que le veo a “Tiempos modernos” en comparación con “Playtime” es el contenido emocional, el espectador está más vinculado con la película de Chaplin que la de Tati. Aún así, en “Playtime” también sentimos algo de emoción, sobretodo con el señor Hulot.

En conclusión, “Playtime” no prosperó tanto como “Tiempos modernos” debido a que en la época en la que se hizo el humor estaba muy bien implantado en el cine, pero ambos son films que ya han pasado a la historia del séptimo arte, y ambos están al mismo nivel en cuento a calidad cinematográfica.

“Raíces y clamor” de Ebbaba Hameida y Saâd Jebbour

Cartel Raíces y Clamor

Ya habrán escuchado ecos en Facebook, emisoras de radio, prensa y canales de televisión, pero creo que ya va siendo tiempo de que les hables de “Raíces y clamor” 😉

¿Qué es “Raíces y clamor”? Es un documental que retrata la situación de los estudiantes saharauis en España; sus vivencias, sus deseos y su resistencia. Está dirigido por Ebbaba Hameida y realizado por mi. La palabra “proyecto” ya ha quedado obsoleta para este film, ya que nuestro documental ya es una realidad, tal real que pueden verlo este martes 8 de abril a las 18h30 en la Sala de Conferencias (Edificio nuevo) de la Facultad de Ciencias de la Información en la Universidad Complutense de Madrid. Pero esto no se acaba aquí, el gran gran estreno será en el FiSahara (Festival Internacional de Cine del Sahara), hecho por el cual me siento muy muy orgulloso, ¿quién hubiera dicho que iba a presentar una obra en un festival internacional de cine?

Fueron meses de duro trabajo, pero mereció la pena; y lo más importante, hemos aprendido muchas muchas cosas. Espero verles para el preestreno este martes 🙂

Neón de hotel en un Madrid nocturno

Bueno, no era muy nocturno… ¿qué hora sería? ¿Las nueve? Quizás.. el caso, me hipnotizaba ver esos neones en la parte superior de aquellos hoteles que hicieron historia, sobre todo el Hotel Ritz y el Palace. Horas antes estuvimos en la exposición fotográfica “Genesis” de Sebastião Salgado, tengo mi opinión sobre esa expo (sinceramente… no me ha gustado mucho), después de ver todas las fotos y tomar un café, con la cámara en mano nos recorrimos el Paseo del Prado en mitad de la noche, y este es el resultado.

Estas fotografías se unen al proyecto “Paseo por Madrid” 😉 Espero que les gusten.

(pinchen en las fotografías para verlas en grande)