Un pequeño comentario sobre el film “Playtime” (1967) de Jacques Tati

Playtime cartel

(este comentario se ha escrito pensando en la película “Tiempos Modernos” (1936) de Charles Chaplin)

En este film el director francés nos muestra a un París “high-tech” (pero nada futurista), donde nuestro amigo, el sr. Hulot (personaje encarnado por el propio Tati y que ya hemos visto en películas anteriores como “Las vacaciones del señor Hulot” (1953) ) nos deleita con un humor muy delicado, fino y poco extravagante durante dos horas. Se nos muestra a una sociedad muy americanizada, esto se ve muy claro con el nombre que se le da a los establecimientos y bares, por ejemplo “La Cafetería Drugstore”, el “Hôtel Royal Garden”, entre otros.

Este film se me recomendó como respuesta a “Tiempos modernos” (1936) de Charles Chaplin; pues tengo que decir “Playtime” no tiene nada que envidiarle a Chaplin, su humor es igual de acertado que el primero. Una de las grandes diferencias entre estas dos joyas del cine es que, en “Tiempo modernos” vemos unos personajes a nivel económico muy pobres, y en “Playtime” unos burgueses muy adinerados.

Uno de los grandes aciertos en este film es la fotografía, que se nos presenta fría y gris, esto refuerza esta sociedad que nos muestra Tati, muy ordenada y muy moderna. La composición en la imagen es casi perfecta, donde las formas, las líneas y la arquitectura son protagonistas; esto podría ser una clara metáfora de este orden y esta modernidad de la que os he hablado al principio de este párrafo.

Playtime

Hay otros elementos a tener en cuenta, como son el guión y la puesta en escena. Los diálogos en esta película, al igual que en “Las vacaciones del señor Hulot”, carecen de importancia, podría darse perfectamente la película sin ellos; pero Tati usa esos murmullos (que nos recuerdan un poco a las conversaciones y sonidos que escuchamos en los juegos de la saga “The Sims”) de una manera magistral, haciendo que el hilo conductor del film transcurra sin problema alguno. La gran profundidad de campo que vemos en las imágenes de “Playtime” hace que tengamos multiplicidad de acciones en un mismo espacio, hay escenas donde abundan los personajes (tal y como apreciamos en el restaurante-discoteca del Hôtel Royal Garden) y cada uno de ellos realiza una acción diferente; esto es fruto de una puesta en escena y una dirección de actores ejemplar.

Una de las ventajas que le veo a “Tiempos modernos” en comparación con “Playtime” es el contenido emocional, el espectador está más vinculado con la película de Chaplin que la de Tati. Aún así, en “Playtime” también sentimos algo de emoción, sobretodo con el señor Hulot.

En conclusión, “Playtime” no prosperó tanto como “Tiempos modernos” debido a que en la época en la que se hizo el humor estaba muy bien implantado en el cine, pero ambos son films que ya han pasado a la historia del séptimo arte, y ambos están al mismo nivel en cuento a calidad cinematográfica.

Deja un comentario