Categoría: Por amor al arte

Casi una vuelta completa en torno al Astro Rey.

Después de tanto tiempo me di cuenta de que es algo absurdo. Absurdo es correr tras el viento, absurdo es perseguir a las golondrinas que jamás volverán, absurdo es reírse de las bromas que ya no hacen gracia.

Un viaje constante, un avión con un destino desconocido y lejano que va haciendo escalas en lugares conocidos. Hace no mucho tiempo mi avión aterrizó en un lugar muy agradable, donde yo, el piloto, pude bajarme de aquel artefacto y pasearme por esa ciudad a mi gusto, me sentía libre, me sentía bien. Aquél piloto, o sea yo, vivía en una nube sin saberlo, y en el zénith de esos días emprendió otro viaje pensando que estaría en un lugar mejor. Pero chocó contra una supuesta bonita montaña, aquella escala fue tan larga que nuestro planeta casi dio una vuelta de traslación en torno al Astro Rey.

Y ahora de vuelta de aquella escala, intenta ser aquel piloto que fue antes, pero ya no es el mismo, aquella quasivuelta de traslación le cambió como persona y cambió su forma de ver y sentir la vida, y se frustra en sus intentos fallidos de ser el que era antes. Creo que ha llegado la hora de aceptar su personalidad ahora, dejar esa tensión que le producía el deseo de ser quien era y relajarse  y vivir el día a día como el piloto que es ahora y no el que era antes; porque a diferencia de aquellos días de quasivuelta de traslación, no está en el mismo lugar aunque siga siendo la misma persona.

Un vuelta al astro rey. Saâd Jebbour.

Ramadanesco partido de fútbol en Hay Riad

Después de un largo día de ayuno, nada mejor que una sesión fotográfica para combatir las últimas horas antes del desayuno. Tras varios meses sin visitar Rabat, mi ciudad natal, volvía a ella con muchas ganas y una gran sonrisa, reencontrándome con esa paz interior y tranquilidad que me brinda, todo esto acompañado con la presencia de buenos y viejos amigos.

Había acabado de dar un paseo y justo cuando me iba a ir a casa para echarme una siesta antes de la ruptura del ayuno, me encontré a los chavales del barrio jugando un partido de fútbol, y como iba acompañado de mi cámara de fotos decidí unirme a ellos, sólo que lo hice a mi manera, inmortalizando el momento 😉

Neón de hotel en un Madrid nocturno

Bueno, no era muy nocturno… ¿qué hora sería? ¿Las nueve? Quizás.. el caso, me hipnotizaba ver esos neones en la parte superior de aquellos hoteles que hicieron historia, sobre todo el Hotel Ritz y el Palace. Horas antes estuvimos en la exposición fotográfica “Genesis” de Sebastião Salgado, tengo mi opinión sobre esa expo (sinceramente… no me ha gustado mucho), después de ver todas las fotos y tomar un café, con la cámara en mano nos recorrimos el Paseo del Prado en mitad de la noche, y este es el resultado.

Estas fotografías se unen al proyecto “Paseo por Madrid” 😉 Espero que les gusten.

(pinchen en las fotografías para verlas en grande)

“Brunch” de Miguel Andrés Sabogal

Buenas noches a todos, estoy ahora en el salón de casa con mi chica, mi parcero y una amiga. En un ambiente muy casual y familiar, estamos viendo fotos, vídeos, escuchando buena música, hablando…

De entre las joyas que han salido a flote esta noche, está esto, un respiro realizado por mi parce, que lo disfruten 😉

Brunch from Miguel Andrés Sabogal on Vimeo.

Pequeño paseo fotográfico por Madrid

Ayer dimos Fátima y yo un paseo fotográfico por Madrid, ambos íbamos equipados con nuestras cámaras. Las fotos que aparecen a continuación han sido tomadas en la terraza del Espacio Pozas 14 y un parquecito que se encuentra en la plaza de Castilla; las imágenes realizadas en la terraza han sido retocadas desde mi propia cámara fotográfica, es la primera vez que hago algo así, espero que les guste 😉

“África” de Mohamed Sani

África. Saâd Jebbour.
Un cachito de África, mi Marruecos

“Tierra nuestra, continente nuestro, cuna de la humanidad, continente hospitalario por excelencia.

Del norte al sur y del este al oeste; África está repleto de diversidad cultural, lingüística y étnica. Posee una naturaleza exuberante, por eso se le llama continente verde.
África, lugar que alberga la sonrisa más auténtica, el trato más humano, el corazón más fuerte, la amistad más genuina, la mirada más pura…
Con todo esto te considero rico, querido África. Aunque ellos te llamen tercer mundo o continente pobre. Porque para ellos, ser rico es tener el bien material sin saber valorarlo o crear conflicto en el mundo.
Hijos del mundo, tenemos que levantarnos de una, firmes de corazón para salvar esa tierra y su gente. Gritemos juntos a fin de que la bandera de la justicia ondee en el techo de ese bonito continente.”

Mohamed Sani

No pude evitar sentirme implicado al leer este texto redactado por mi buen amigo Mohamed Sani; persona muy noble, periodista, un ser sereno, paciente, observador, amable, buen musulman, agradecido, trabajador, luchador. Una persona que sabe donde enfocar su mente en los momentos duros, una persona que admiro por sus cualidades.

Espero que les guste, de vez en cuando le verán por aquí, en mi blog 🙂

Sesión fotográfica con los gatitos

Buenas tardes a todos, ¿cómo están? ¿está haciendo “bonito” en el lugar donde se encuentran? seguramente sí, al igual que aquella tarde de septiembre hace poco menos de dos años. Recuerdo que estábamos en el porche del jardín Ghita, mi abuela, mis hermanos, los gatitos y yo; se estaba muy muy bien, era realmente agradable. Como no, estaba con mi inseparable Gaïa (¿dije alguna vez que mi amiga Gaïa posee muchas lentes y botones?), y me entraron muchas ganas de fotografiar a los gatitos, he aquí el resultado 😉 Estaba muy concentrado fotografiando hasta que… ¡saltó el riego automático! y tuve que salir corriendo jajajaja.

¡Se nos fue la luz!

Corría la segunda semana de octubre (o eso creo recordar), había llegado a Madrid tras un largo verano reparador, y llegué con muchas ganas. En esa tarde había quedado con mi amiga Ana, fuimos a tomar algo al Café Madrid (está por Ópera) y luego paseamos cámara en mano por las calles de alrededor. Recuerdo que nos entretuvimos mucho en la cafetería y prueba de ello… ¡se nos fue la luz! 😛 También recuerdo otro incidente de aquella tarde-noche, había colocado la cámara encima del trípode y no la había ajustado bien y… se cayó al suelo… me quedé con un mal sabor de boca que duró un buen rato jajaja, menos mal que no pasó nada grave. Ahora queridos amigos, os dejo disfrutar con las fotos 🙂

 

Como si de un cuento de hadas se tratara

Maravillosa tarde pasada con mis tíos en el Parque Europa en Torrejón de Ardoz (Madrid). A mitad de la tarde empezó a llover, salió un arco iris precioso, y arriesgué mi vida sacando la cámara con las gotas de agua alrededor. He aquí el resultado. 😉

!Break the wall! (please, do it easy)

Nice (France), 18 Mars 2013

Hola, buena noche.

Llevo mucho tiempo sin escribir, mucho mucho tiempo, quizás demasiado; pero no, nunca olvidaré las palabras que me dijo una vez mi querido parce, “el dejar de escribir forma parte del buen escribir”.  Y esto es aplicable a todo, el dejar de fotografiar forma parte del buen fotografiar, el dejar de comer forma parte del buen comer. Pero aquí estoy ahora, con unas ganas inmensas de hacerlo, aunque sin nada especial que decir. A mi derecha, una copa de vino rosado (bien fresquita claro está), a mi derecha un purito de la marca Panter (como los que fumaba mi padre), y un poco más a mi derecha mi chica, acompañada de nuestro amigo Roberto el Gato.

Se suele hablar de la calma antes de la tormenta, en este caso es lo contrario. Pasó el diluvio, pasó y dejó huella, cuántos malos tragos tuve que soportar, cuántos… Una vez un amigo llamado Juan me explicó el principio de la vida con tan sólo dos velcros, uno de color negro y otro de color blanco, !nada más! El color blanco simbolizaría lo bueno, el negro lo malo, uno no puede darse sin el otro, una especie de ying yang, uno no puede vivir sin el otro, y viceversa. En su momento (y lo sigo haciendo), aguanté y luché inconscientemente por salir, por seguir sonriendo, por aprender y por vivir.

¿Qué es la vida sino un juego? ¿Has salido alguna vez a la calle y te has preguntado cosas como, a dónde irá cada uno, qué es lo que mueve a toda esta gente? Es algo que me pregunto todos los días, la gente camina muy segura, como si supiera con toda la certidud del mundo a dónde ir. Me fascina y a la vez me agobia ver y apreciar todas las posibilidades que nos ofrece la vida, todos los caminos que hemos podido coger, todos los caminos que hemos dejado de lado para centrarnos (o no) en el que estamos ahora. Una vez un hombre llamado Steve Jobs dijo “La gente piensa que concentrarse en algún proyecto significa llevar a cabo una idea que tienes en mente. Pero no significa eso en absoluto. Significa decir no a las otras cien otras ideas buenas que hay.” !Cuánta razón tiene usted señor Jobs!

Break the wall. Saâd Jebbour.

Hacia mi derecha, más o menos un metro veinte (calculado a ojo), se encuentra una mesita de noche con dos pisos. En el primero, una pipa muy larga y fina (preciosa coño, preciosa. Perdón), una copa de vino abandonada por mi individua, un despertador, mi amigo Fletcher, Margarita la flor, y el tabaco que me regaló el Julián (Don Julián, como los puritos). Una planta más abajo, un pequeño transistor que me acompañó en infinitas noches e infinitos desayunos, ofreciéndome buen Jazz para mis oidos, ofreciéndome momentos de bohemia y quizás momentos de inconsciente ensoñación.

No, no puedo echarle la culpa a nadie. Yo solito he construido este muro, este muro creado en un principio para proteger mi castillo de enemigos, pero ahora, lo único que hace es encarcelarme. El deseo de querer hacerlo todo muy bien, todo perfecto, es lo que jode la marrana. Es necesario acabar con ese muro para poder respirar y seguir viviendo.

!BREAK THE WALL!

(revisado y ampliado hoy, 20 de abril. Día de mucho viento, mi día de descanso, día de disfrute)

Saâd Jebbour